Cromado Duro

Cuba de cromado
Cuba de cromado

El cromado duro, propiamente dicho, es el proceso de revestir una superficie mediante la electrólisis del ácido crómico.
Dicho proceso mejora las características físicas y químicas de la pieza tratada.

El recubrimiento dota de una gran dureza a superficies que sufren desgaste, consiguiendo un coeficiente de rozamiento mínimo y manteniendo inalterables las costas de las piezas tratadas durante un periodo mayor de trabajo.

Las posibles aplicaciones del cromado duro son ilimitadas:

  • Herramientas
  • Moldes y matrices
  • Industria hidráulica y neumática
  • Industria automoción, aviación, ferroviaria, química, plástica, gráfica, alimentación, papelera, energías renovables

 
El espesor del cromado varía sustancialmente en función de las características y condiciones de trabajo de la pieza a tratar. Se aconsejan los siguientes espesores:

Rodillo en proceso de pulido
Rodillo en proceso de pulido
  • Flash Crom para moldes en general
  • 2 / 100 para el cromado anticorrosivo mate
  • 5 / 100 para cilindros de la industria textil
  • 10 /100 para pistones de prensas y espesores superiores para piezas que sufren una elevada abrasión y recuperaciones de todo tipo

Es fundamental conocer antes de proceder al cromado, la naturaleza del metal base y sus posibles tratamientos térmicos.

Obtendremos depósitos óptimos de cromo duro sobre: aceros al carbono, aceros al cromo, aceros al níquel, aceros cromo-níquel, sobre cobre y sus aleaciones, etc.

Para poder ser recubierta con cromo duro los materiales deben presentar ciertas cualidades mecánicas. Resistir contracciones internas, tales como compresión, tracción o externas, tales como presiones y choques.

Las piezas a tratar en función del grado de acabado solicitado, pueden requerir los siguientes procesos:

Torneado, rectificado, pulido mecánico, arenado (eventual), limpieza y desengrase químico y/o electrolítico de la superficie que se desea cromar, protección de las superficies sin tratar, decapado por ataque anódico, enjuague y precalentamiento, cromado, enjuague y secado, deshidrogenado (eventual), rectificado y/o pulido (eventual).

Características de cromo duro​

Las cualidades más destacadas de una pieza con recubrimiento de cromo duro son:

  • Dureza
  • Resistente a la corrosión
  • Coeficiente de rozamiento excelente
  • Resistencia al desgaste

 

Características físicas de los recubrimientos de cromo duro

Dureza Módulos de elasticidad
70 Rc = 1.100 Vickers. 15.000 kg/mm²
Densidad Conductividad térmica
7.2 gr / cm3 0,165 Cal/cm² a 20 ºC
Temperatura de fusión Coeficiente de dilatación
1,800 ºC 0,8 x 10-5 ºC-1
Conductividad eléctrica Capacidad de reflexión
20.000 Ohm-1/cm-1  Hasta aprox. 90%

 

Cromo duro y corrosión

Son habituales las consultas y dudas acerca de la resistencia a la corrosión de una pieza tratada con cromo duro, por lo cual debemos considerar los siguientes aspectos:

  • La corrosión se debe al ataque de un agente externo sobre la capa de cromo duro, o bien, puede iniciarse en el material base.
  • En el primer caso, debemos conocer que agentes o ambientes químicos pueden estar en contacto con la pieza tratada. (Disponemos de una lista de agentes que pueden afectar al cromo, ya sean ácidos, gases o sales.)
  • En el segundo caso, debemos considerar que una superficie con defectos o residuos en el material base pueden originar ampollas que afecten a la capa de cromo.
  • Así pues, la resistencia del cromo duro ante la corrosión variará substancialmente en función del estado superficial de la pieza a recubrir, de las características del depósito (adherencia, estructura, espesor, etc.) y del acabado final de la pieza (rectificado, pulido, etc.).
  • El departamento técnico de Duralcrom ha desarrollado procesos que permiten obtener una alta resistencia a la corrosión con espesores relativamente menores (50 my – 500 Horas NSS según norma ISO 9227 y Rating 10 según norma ISO 10289).

 

Técnicas de cromado duro

Diversos procesos son posibles en función de la pieza a tratar, así como de su campo de trabajo, como referencia señalamos las técnicas más habituales:

  • Flash: Cromado con poco espesor, con el fin de no modificar las cotas de la pieza (moldes, matrices, etc.)
  • Espesores entre 25/30 micras, se entienden como genéricos para recubrir cualquier tipo de pieza en general.
  • Microporoso: Cromado con capa microporosa que mejora coeficiente de rozamiento.
  • Doble capa: Cromado con capas en estructuras diferentes y posibles tratamientos intermedios (mejora la resistencia corrosión).
  • A espesor: Cromado con un espesor superior al estándar (Aplicable cuando se requiere recuperar cotas por desgaste o error).

Hoy, prácticamente, todos los recubrimientos de cromo duro aplican cromo microfisurado, que ofrece la particularidad de que aparezcan múltiples fisuras y evita la formación de cráteres (Con la consiguiente mejora frente a análisis de resistencia a la corrosión y permite una uniformidad de lubrificación.)

Algunas aplicaciones

El cromo duro se aplica en múltiples campos industriales, por ejemplo:

  • Moldes y matrices.
  • Calibres.
  • Vástagos hidráulicos y neumáticos.
  • Cigüeñales y pistones.
  • Cilindros y placas para la industria textil, gráfica, papelera, piel, etc.
  • Aplicaciones para industria mecánica en general.
  • Reparación de piezas por desgaste o error de mecanización.

 

.